Qué es un influenciador y por qué yo no soy un influencer

¡Hola, amigos! Inauguro este blog con una reflexión: un influenciador no es lo mismo que un influyente… ni es lo mismo que un influencer. Influenciador es una palabra que ni siquiera está aún en el diccionario de la RAE. Yo personalmente quiero expresarme e influir, pero más en la sociedad y en mi sector y profesión, que en las marcas o el mundo del consumo. A los que hacen que se consuma más una marca que otra con sus recomendaciones prefiero llamarles influencers, y quedarme con la palabra influenciadores para los que somos menos fashion :)

Como soy un Yayo del socialmedia, y fui de los primeros en hacer campañas en él, porque empecé a trastear con él en los albores, tuve la posibilidad de registrar este dominio, y lo hice. Lo he mantenido callado durante años y años. Y ahora que he decidido utilizarlo para poner un blog profesional (el mío personal es cesarnuñez.com… aunque yo mezclo algunas cosas personales y profesionales).

fundacionalbloggers-interactiva-merelo-tricas-dans-alonso-2005En 2005 con cracks absolutos como Irene Cano, Enrique Dans, Julio Alonso, los hermanos Polo de Territorio Creativo, Octavio Rojas, Fernando Tricas, JJ. Merelo, etc.

¿A que influenciador.com es un nombre chulo para un blog? Te voy a contar la historia de este dominio, influenciador.com: fui un pionero de segunda generación de Internet en España. De aquella Internet que no llegaba a móviles, que los jóvenes usaban para chatear y para copiar algún trabajo de la universidad, que los adultos sólo usaban para enviar emails, y en las que no había casi blogs, periódicos online, ni redes sociales. En el mundo de la publicidad, que es lo que estudié y en lo que he trabajado, se trabajaba como en “las revistas”: comprando y vendiendo “espacios publicitarios” tarificados más o menos según su “lugar en la pauta” (tamaño, ubicación, etc). Hablo del año 2.000, aunque ya tenía relación con Internet desde 1.996.

Pero en lo que sí fui pionero-pionero, pionerísimo, fue en esa oleada de innovación en Internet que trajeron los blogs y las redes sociales (lo que se llamó la web 2.0, je je). Cuando se comenzó a hablar de blogs en España, en 2004, yo tenía una empresa propia y libertad para enfocarla. Tuve la suerte de conocer a gente tan cualificada como Julio Alonso, Enrique Dans, Alvy de Microsiervos, Loogic… y muchos otros que me dejo (perdón, perdón). De Loogic aprendí la palabra influenciador. No sólo bloggers; Rogeman, pionero de las Redes Sociales que en 2006 me dijo que si le proporcionaba 5 ingenieros, construiría la versión española de una cosa que se llamaba facebook.eu (ay, lo que pudo haber sido; y lo que nunca será, que cantaba Sabina).

El caso es que, aprendiendo de los mejores, tuve el primer blog de publicidad del que yo tenga constancia de que salió  en la TV; addictos (contracción de adictos a los Ads (anuncios) y addoor…). Salió en el telediario de la 2 en 2006 (¡algo es algo!). No era un blog personal, sino de empresa. Murió en 2007 por no ponernos alertas para renovar el hosting. Yo no lo llevaba personalmente. Me dió pena pero me gustó la idea, y empecé a escribir un blog personal, influenciaddoor. Pero tuve la vista de quedarme con este dominio mucho mejor; que, para pena de muchos que lo pudieran haber dado más uso, ha dormido en el cajón hasta hoy.

influenciador-influenciaddoor-addictosInfluenciaddoor también fue muriendo poco a poco por… vorágine. Mi vida entre 2003 y 2013 fue una locura. En todo este tiempo he aprendido algo más sobre alertas para renovar dominios ;)) Y, sobre todo, creo que he alcanzado un ritmo de vida menos frenético que en aquella época. Ha habido parte de los últimos 10 años en la que he tenido que pasar por periodos en los que no me gustaba lo que mi organización era en ese momento. Pero siempre la gestioné con profesionalidad y con una entrega del 180% (los que me conocen saben que no exagero). Hoy todo es más tranquilo y satisfactorio… Toco madera, pero la verdad es que sigo sin la necesidad de gastarme demasiado exponiéndome. No soy un influencer, en el sentido marketiniano, ni aspiro a serlo. He respirado tanto marketing que estoy saturado ;))

Pero sí que quiero ser un influenciador en el sentido de devolver muchas de las cosas que he aprendido de muchas personas (no de “la sociedad”, ente abstracto). Como pone en mi perfil de Linkedin en Español: “Si logro ver lejos es porque me subo a hombros de gigantes“… (citando a Newton). Personas a las que nunca he podido agradecerles todo lo que ellos me han influenciado a mí; digo este palabro que seguramente no está ni en el diccionario, “influenciar”, para darle un sentido diferente que el de “influir”. Influyo con ánimo de hacer del mundo un lugar mejor. Con ánimo de participar activamente en el mundo y de evitar que las ideologías dañinas se extiendan y empeoren el mundo que dejaremos a nuestros hijos. Ya lo sabes: si eres de los que se expresan, aunque sea con ideas contrarias a las mías, igual me caes mejor que los que no se mojan, pasan de todo, etc.

Se han alineado los planetas. Ya tengo alguna cosa interesante que contar, un motivo, una tecnología adecuada, y creo que lograré la suficiente constancia. (ya tengo escritos 30 borradores programados para ir publicándolos en los próximos 6 meses… estoy cubierto!). ¿Quieres acompañarme en este viaje? Hablaré de temas eminentemente profesionales (para temas muy personales visita cesarnuñez.com).